¿Cambio de proveedor?

–       No tengo presupuesto para tener mi propio equipo informático

Es lo más habitual, tener en plantilla una persona es un gasto muy alto para la mayoría de las pymes. Por eso se contratan los servicios de profesionales externos.

–       Pero no me fío, mis datos son muy importantes y confidenciales

Los datos de cada uno son los equipomás importantes del mundo. Todos creemos que los nuestros son los más importantes, pero no es porque lo sean, es porque los de los demás no nos importan. Todos los datos son importantes para cada usuario.

 

–       Me da la sensación de que me están sacando el dinero sin límite

No todas las empresas de mantenimiento y servicios informáticos son iguales. Las hay que van a “hacer caja” sin ningún escrúpulo y sólo les preocupa el resultado contable a fin de mes. Pero hay otro tipo, y es el que cuesta encontrar pero una vez logrado son para toda la vida. Cobran, como todos, pero se preocupan primero del cliente, de la estabilidad, de la seguridad, del correcto funcionamiento, y luego proponen las mejoras que consideran oportunas, dejando al cliente decidir por dónde empezar, pasos a dar y cómo ajustar presupuestos.

–       Aún así, ¿Cómo se sabe que aciertas?

Prueba y error, no hay otro camino, pero lo que es fundamental es no conformarse, no quedarse con el “mal menor”, existe gente comprometida con sus clientes, que se preocupa por su bienestar, que se implica en su proyecto, no te quedes con alguien porque es el de toda la vida y total ya estamos acostumbrados a sus fallos.

–       ¿Y los precios?

Los precios… Cada cual valora su trabajo de una manera diferente, pero ten siempre presente que si alguien se compromete contigo y lo hace bien y en los términos que hemos hablado, nunca será caro. Es peor pagar poco por nada y esperar a que la cosa cambie por pereza. En cualquier caso, los precios te llegarán a sorprender, porque la implicación de un auténtico profesional no es sólo a nivel técnico. Debe ser una simbiosis completa, un “win to win”, ajustarse y adaptarse es el mejor de los comienzos en una relación laboral, y aunque no es fácil, si hay interés se consigue, nadie que está dispuesto a ganar discute sin razón, pero no se regala nada, nadie deja de ganar lo que considera justo. Aprieta a tu proveedor, pero si crees que es bueno, no te pases, puede ser que deje de serlo, y si es de los buenos puede ser difícil reemplazarlo.

Anda, llámame y hablamos, pruébame, y si soy de los buenos te acabo de ahorrar una travesía por el desierto bastante larga y penosa. Si no es verdad, sólo será un paso más en la búsqueda del equipo perfecto. Yo no tengo dudas y el riesgo es pequeño, ¿hablamos antes?

Usa el formulario de contacto cuando quieras….te atenderé personalmente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *